La última tecnología nos permite mediante un simple escaneado intraoral y un CBCT de la cara (radiografías en 3D), fabricar unas guías para implantes que los posicionan de forma muy precisa en la boca y a la vez fabricar también unos dientes provisionales que encajan a la perfección en esos implantes colocados con la guía, de manera que en una sola sesión, un paciente puede entrar completamente edéntulo (sin dientes) y salir con dientes fijos provisionales.

Tras 2 meses de cicatrización del hueso, procedemos a la fabricación de las prótesis (dientes y encías) definitivas, y que os mostraremos en la siguiente edición del blog.